La serie consta de nueve retratos basados en la deformación, no caricaturesca, de los rasgos de la cara. Son retratos realistas, aunque no naturalistas. El formato ovalado responde a una "modernización" y reinterpretación de los antiguos medallones de siluetas del siglo XVIII. Son retratos contemporáneos realizados a la manera antigua.


Serigrafía directa y pintura
Pintura acrílica en papel cuxé 300 gr., y madera
9 estampas, 22 x 16 x 2 cm.; 1 pintura, 146 x 100 x 2 cm.
2007